Revista Colombiana de Anestesiología Revista Colombiana de Anestesiología
Rev Colomb Anestesiol 2015;43:214-8 - Vol. 43 Núm.3 DOI: 10.1016/j.rca.2015.02.004
Revisión
Prueba de elevación de piernas pasiva
The passive leg raising test
Jorge Iván Alvarado-Sáncheza,b,,
a Anestesiólogo, Centro Policlínico del Olaya, Bogotá, Colombia
b Cuidados Intensivos, Fundación Hospital San Carlos, Bogotá, Colombia
Recibido 22 julio 2014, Aceptado 10 febrero 2015
Resumen
Introducción

La prueba de elevación de piernas pasivas permite determinar en qué paciente se requiere manejo con líquidos por vía intravenosa.

Objetivos

Es importante conocer las herramientas que ayudan a determinar la respuesta a la prueba de elevación de piernas pasiva, además conocer en qué situaciones clínicas se puede realizar.

Materiales y métodos

Revisión no sistemática. Se consultaron las siguientes bases de datos Medline y Pubmed, en búsqueda de artículos relevantes.

Resultados

Mediante ecocardiografía, presión de pulso y capnografía se puede determinar la respuesta a la elevación de piernas.

Conclusiones

El presente artículo explora las herramientas que son útiles para determinar la respuesta a esta maniobra y las condiciones clínicas donde se indica.

Abstract
Introduction

The passive leg raising test allows physicians to determine which patients require treatment with intravenous fluids.

Objectives

It is important to be aware of tools that help us to determine the response to the passive leg raising test, as well as understanding in which clinical situations it can be performed.

Materials and methods

Non-systematic review. Medline and PubMed databases were consulted in search of relevant articles.

Results

Through echocardiography, pulse pressure and capnography can be determined as a response to leg raising.

Conclusions

This article explores the tools that are useful in determining the response to this maneuver, and the clinical conditions in which it is indicated.

Palabras clave
Choque, Ultrasonografía, Echocardiografía, Pulso arterial, Anestesia
Keywords
Shock, Ultrasonography, Echocardiography, Pulse, Anesthesia
Introducción

Cuando nos encontramos ante un paciente con choque circulatorio, siempre nos preguntamos si este paciente requiere reanimación con líquidos por vía intravenosa. Más o menos el 50% de los pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos responde con la administración de líquidos por vía intravenosa. Este es definido como aumento del gasto cardiaco (GC) entre un 10-15% con la administración de líquidos por vía intravenosa1,2.

La reanimación enérgica con líquidos por vía intravenosa puede desarrollar edema pulmonar, falla ventilatoria, tiempos prolongados de ventilación mecánica e hipertensión abdominal3,4; además, el balance positivo de líquidos se relaciona con aumento de mortalidad5. La terapia dirigida disminuye incidencia de sed, somnolencia, mareos postoperatorios, morbilidad, estancia hospitalaria, número de complicaciones postoperatorias, duración de ventilación mecánica, días de Unidad de Cuidados Intensivos y niveles de lactato sérico6–13. Por lo que es crucial dirigir de forma adecuada la terapia volumétrica.

Materiales y métodos

Es una revisión no sistemática. Se consultaron las bases de datos Medline y Pubmed. Se seleccionaron las siguientes palabras claves: fluid responsiveness; stroke volumen; blood flow; shock; Doppler; echocardiography. Relacionados con intra-abdominal hypertension, pulse contour analysis, pulse pressure variation, systolic pressure variation, systolic volume variability, respiratory distress syndrome, y pediatrics.

Resultado

Son varias las pruebas que nos permiten valorar la probabilidad de que un paciente responda a la terapia con líquidos por vía intravenosa. Las medidas estáticas de la precarga, presión de llenado y volumen son pobres predictores de respuesta al volumen1,14,15. Las medidas dinámicas, basadas en la interacción corazón pulmón, como la variabilidad de presión sistólica, variabilidad de presión de pulso (VPP) y la variabilidad de volumen sistólico han demostrado ser buenos indicadores de necesidad de terapia volumétrica2,16–20. En aquellas situaciones clínicas donde no hay interacción corazón-pulmón, estas variables no son adecuadas21. Por ejemplo, paciente con ventilación espontánea y arritmias.

La respuesta a la elevación de piernas pasiva (passive leg raising [PLR]) ha resultado ser un buen indicador de respuesta al volumen. La prueba de elevación de piernas pasiva es una maniobra reversible, simula la infusión rápida de líquidos, por paso de sangre de los miembros inferiores22 y del compartimento abdominal23, a través del compartimento intratorácico24; que lleva a incremento de la precarga izquierda y derecha (autotransfusión). Con posterior aumento temporal del volumen sistólico (VS) y gasto cardiaco.

Respuesta fisiológica a la elevación de piernas

La PLR moviliza en promedio 300ml de sangre de los miembros inferiores13, y podría movilizar un poco más de sangre si se inicia en posición semisentado, dado que moviliza sangre del compartimento abdominal14. El aumento de volumen en pacientes dependientes de precarga, lleva a aumento del VS. Estos cambios son reversibles y rápidos. Se requiere de métodos de medición del GC o del VS rápidos, por lo que el método de termodilución no es aplicable, aun en su modo automático y semicontinuo puesto que estos métodos requieren al menos 10 minutos para detectar cambios en el GC. Hay diferentes formas de determinar la respuesta a esta prueba, como aumento del flujo sanguíneo aórtico mediante Doppler esofágico, cambio de presión de pulso, VTI (integral velocidad tiempo), GC (mediante ecocardiograma transesofágico o ecocardiograma transtorácico) y VS, (ETE, ETT o vigileo).

Teóricamente, el mejor indicador de respuesta a la PLR es el aumento del VS o el GC. La presión de pulso aórtica es directamente proporcional al VS del ventrículo izquierdo, y si la distensibilidad arterial no está alterada, la presión de pulso debe indicar un aumento del VS. Boulain et al.25, encontraron una relación con los cambios de la presión de pulso (PP) radial y VS (r=0,77, p<0,001) durante la PLR. La elevación de la PP se sostiene hasta 4 minutos. Los índices de correlación son adecuados, pero no excelentes, debido seguramente a que la presión de pulso radial no refleja los cambios de PP aórtica; debido a fenómenos de propagación y reflejo de la onda de presión durante el cambio en el flujo sanguíneo inducido por elevación de piernas. Este estudio se realizó en paciente con ventilación mecánica controlada y calculando el GC mediante catéter de arteria pulmonar25.

El Doppler esofágico provee una medida adecuada del flujo sanguíneo de la aorta descendente. Este es un buen indicador de GC global26, y tiene buena correlación con el catéter de arteria pulmonar27. Lafanechere et al.28 querían mejorar el valor predictivo de esta prueba a través de un método más directo de estimación del VS. A través de los cambios respiratorios de la presión de pulso y los cambios en flujo sanguíneo de la aorta descendente encontraron que un aumento del flujo sanguíneo de la aorta descendente mayor al 8% con la elevación de piernas, predice respuesta a líquidos con una sensibilidad del 90% y una especificidad del 83%; con valor predictivo positivo de 82% y valor predictivo negativo del 91%. La variabilidad de PP mayor del 12% tiene una sensibilidad del 70% y una especificidad del 92%28.

Los cambios de PP por cambios en el VS, también dependen de la compliance arteria y del tono vasomotor29. Por lo que Monnet et al.30 en su estudio compararon cambios del flujo sanguíneo aórtico, VPP y PP con la elevación de piernas, en dos tipos de pacientes: en paciente bajo ventilación mecánica controlada y sin arritmias y en paciente con ventilación invasiva espontánea y arritmias. Encontraron que un aumento del flujo sanguíneo mayor o igual al 10% con PLR predecía respuesta a líquidos con una sensibilidad del 97% y una especificidad del 94% (ROC 0,96); este aumento del flujo se dio a los 30 segundos. Un aumento de la PP mayor o igual al 12% con PLR, predecía respuesta a líquidos con una sensibilidad del 60% y una especificidad del 85% (ROC 0,75). Y en pacientes con ventilación controlada y sin arritmias, una VPP mayor al 12% predecía respuesta a líquidos con una sensibilidad del 88% y una especificidad del 93%. En los pacientes que presentan respiración espontánea al ventilador y arritmias, la especificidad de la VPP disminuye30.

Sin embargo, medir el flujo sanguíneo aórtico con Doppler esofágico resulta ser incómodo ya que requiere de sedación profunda y no se podría realizar en pacientes que no estén bajo ventilación invasiva. La presión intratorácica negativa durante la ventilación mecánica puede cambiar la cantidad de incremento del volumen sanguíneo, y puede cambiar la respuesta de los barorreceptores. Sumado a que el tono arterial se puede modificar durante la sedación y cambiar la respuesta al incremento o disminución del volumen31. Los datos de los anteriores estudios se hicieron en pacientes intubados y sedados, por lo que se recomienda validar estos estudios en pacientes no intubados.

Lamia et al.32 estudiaron los efectos del PLR, medida mediante ecocardiograma transtorácico (ETT) y los compararon con indicadores ecocardiográficos de precarga, como son el índice de área de final de diástole del ventrículo izquierdo (LVEDAi), y la relación de onda de velocidad pico diastólica/onda de velocidad temprana lateral de anillo mitral (E/Ea). Calcularon el VS como el producto de la VTI y el área de la válvula aórtica. Encontraron que el pico de la VTI se dio dentro de los primeros 90 segundos de la PLR. Si esta maniobra induce incremento del VTI y por lo tanto del índice de volumen sistólico de 12,5% o más, predice incremento del 15% del índice de volumen sistólico o más, después de la infusión de líquidos con una sensibilidad del 77% y una especificidad del 100% en pacientes intubados y no intubados. Mientras que los indicadores de precarga (LVEDAi y el E/Ea) no predicen respuesta a líquidos32. En el estudio de Maizel et al.31 también usaron ETT y todos eran pacientes no intubados, demostrando resultados similares31. En el estudio de Préau et al.33 encontraron también buena sensibilidad y especificidad del PLR, midiendo cambios del VS con ETT en paciente con sepsis y pancreatitis, y no intubados. Estos estudios permiten medir la respuesta al PLR con ETT en paciente que no estén bajo ventilación mecánica invasiva, para determinar la necesidad de líquidos por vía intravenosa.

Los estudios anteriormente mencionados tienen varias limitaciones. Para el cálculo del VS por ETT y ETE, se requiere el diámetro aórtico, para el cálculo del área aórtica. El diámetro aórtico puede cambiar por el aumento del VS34. Estos estudios31–33 y la utilización de dispositivos esofágicos que consideran constante el diámetro aórtico, pueden aumentar la tasa de falso negativo y por lo tanto infraestimar la respuesta a los líquidos por vía intravenosa. La variabilidad interobservador en estos estudios es menor al 5%, por lo que investigadores menos expertos pueden no obtener los mismos resultados35.

Otra forma más sencilla en que podemos determinar la respuesta al PLR y que está en nuestras salas de cirugía y algunas unidades de cuidado intensivo de nuestro país, es la capnografía. La cantidad de CO2 exhalado es proporcional al GC en pacientes estables desde el punto de vista respiratorio y metabólico. Monnet et al.36 determinaron su rol en pacientes bajo ventilación mecánica controlada, con o sin arritmia; encontrando que un aumento del CO2 exhalado (ETCO2) mayor al 5% con la PLR, predice aumento del IC mayor al 15% con una sensibilidad de 71% y una especificidad del 100%, con AUC significativa (0,93) e índices de correlación aceptables (r2=0,45)36.

La PLR requiere la determinación rápida del GC. Biais et al.37 trataron de determinar los cambios del GC medido por vigileo y ETT en pacientes bajo ventilación espontánea. Encontraron un aumento del VS por ETT con PLR en los primeros 90 segundos, al igual que el estudio de Lamia. También aumentó el VS por vigileo con PLR dentro de los primeros 2 minutos; con índices de correlación aceptables (r2=0,56)37. Se puede esperar este resultado por varias razones: la primera que las medidas de cálculo de GC del vigileo se basan en interacción corazón pulmón, el cual se pierde en ventilación espontánea21. La segunda que el vigileo en paciente con patología con resistencia vascular sistémica baja, el cálculo de GC no resulta adecuado38–40; al igual que pacientes críticamente enfermos41.

Importancia de la posición

La elevación de piernas moviliza en promedio 300ml de sangre22, si se iniciara en posición semisentado podría movilizar unos 150ml más de sangre del compartimento abdominal42. Jabot et al.23 estudiaron el efecto hemodinámico de iniciar la maniobra de PLR en posición semisentado versus en decúbito supino; encontrando que si se inicia la PLR en posición semisentado se incrementa más el índice cardiaco, que iniciando en supino. Este efecto se debe a reclutamiento del reservorio esplácnico23.

Hay que tener en cuenta que los estudios se realizaron en posición semisentado a 4530,32, semisentado a 3031, o supino25,28. El metaanálisis de Cavallaro et al.43 no encontró diferencias entre iniciar PLR en posición semisentado versus PLR en posición decúbito dorsal43.

Prueba de elevación de piernas pasiva en pediatría

Al igual que la variabilidad del pico de velocidad del flujo aórtico, la PLR predice aumento del GC en población pediátrica, al contrario que algunas variables dinámicas (VPP, variabilidad de volumen sistólico, variabilidad de presión sistólica)44.

Situaciones clínicas donde se puede o no realizar la prueba de elevación de piernas pasiva

El incremento de la presión intraabdominal lleva a cambios hemodinámicos importantes en pacientes de Unidad de Cuidados Intensivos y quirúrgicos. Lleva aumento de la PAM, RVS y disminución del gasto cardiaco, secundario a disminución del flujo sanguíneo de la cava por colapso45. Además el aumento de la presión intraabdominal lleva a disminución de la distensibilidad pulmonar, esto podría alterar la interacción corazón pulmón. La VPP y la variabilidad del volumen sistólico aumentan cuando se aumenta la presión intraabdominal, y continúan siendo un adecuado indicador de hipovolemia en esta situación clínica46,47. La incidencia de presión intraabdominal elevada (IAP) en paciente crítico (definida como IAP mayor o igual a 12mm Hg) es del 50%, y de síndrome compartimental abdominal (IAP mayor o igual a 20mm Hg) es del 8%48,49. La PLR podría tener falsos negativos en este tipo de paciente. Mahjoub et al.50 encontraron que una presión intraabdominal mayor o igual a 16mm Hg tienen una tasa de falsos negativos del 48% para la PLR; con una sensibilidad del 100% y una especificidad del 87,5%50.

En paciente con síndrome de dificultad respiratoria del adulto hay alteraciones en el compliance pulmonar, condición que se requiere para una adecuada interacción corazón pulmón en paciente bajo ventilación mecánica invasiva controlada y ritmo sinusal. Las variables dinámicas, como la variabilidad de presión de pulso, requieren que esta condición sea adecuada para predecir de forma apropiada la respuesta a líquidos2. Monnet et al.51 encontraron que en pacientes con distensibilidad pulmonar menor de 30ml/cm H2O, bajo ventilación mecánica controlada y ritmo sinusal, la VPP es menos aguda para determinar la necesidad de líquidos, comparado con la PLR y el test de oclusión al final de la expiración (ROC VPP 0,69, PLR 0,94, test de oclusión al final de la espiración 0,93)51.

Conclusiones

La PLR es una maniobra que permite determinar en qué pacientes se requiere terapia volumétrica. Se puede determinar la respuesta mediante aumento del GC o VS por Doppler transesofágico, ecocardiograma transtorácico, aumento del VTI, PP, etc. Este tipo de maniobra presenta falsos negativos en pacientes con aumento de la presión intraabdominal, y es superior a la VPP en pacientes con síndrome de dificultad respiratoria del adulto y distensibilidad pulmonar menor a 30ml H2O.

Financiamiento

El autor no recibió patrocinio para llevar a cabo este artículo.

Conflicto de intereses

El autor declara no tener conflicto de intereses.

Referencias
1
D. Osman,C. Ridel,P. Ray,X. Monnet,N. Anguel,C. Richard
Cardiac filling pressures are not appropriate to predict hemodynamic response to volume challenge
2
F. Michard,S. Boussat,D. Chemla,N. Anguel,A. Mercat,Y. Lecarpentier
Relation between respiratory changes in arterial pulse pressure and fluid responsiveness in septic
Am J Respir Crit Care Med., 162 (2000), pp. 134-138 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.162.1.9903035
3
A. Upadya,L. Tilluckdharry,V. Muralidharan,Y. Amoateng-Adjepong,C.A. Manthous
Fluid balance and weaning outcomes
Intensive Care Med, 31 (2005), pp. 1643-1647 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-005-2801-3
4
M.L.N.G. Malbrain,D. Chiumello,P. Pelosi,D. Bihari,R. Innes,V.M. Ranieri
Incidence and prognosis of intraabdominal hypertension in a mixed population of critically ill patients: A multiple-center epidemiological study
Crit Care Med., 33 (2005), pp. 315-322
5
F. Alsous,M. Khamiees,A. DeGirolamo,Y. Amoateng-Adjepong,C.A. Manthous
Negative fluid balance predicts survival in patients with septic shock
Chest., 117 (2000), pp. 1749-1754
6
S. Yogendran,B.C.D. Asokumar,H. Cheng,F. Chung
A prospective randomized double-blinded study of the effect of intravenous fluid therapy on adverse outcomes on outpatient surgery
Anesth Analg., 80 (1995), pp. 682-686
7
R. Venn,A. Steele,P. Richardson,J. Poloniecki,M. Grounds,P. Newman
Randomized controlled trial to investigate influence of the fluid challenge on duration of hospital stay and perioperative morbidity in patients with hip fractures
Br J Anaesth., 88 (2002), pp. 65-71
8
M. McKendry,H. McGloin,D. Saberi,L. Caudwell,A.R. Brady,M. Singer
Randomised controlled trial assessing the impact of a nurse delivered, flow monitored protocol for optimisation of circulatory status after cardiac surgery
9
M.R. Lopes,M.A. Oliveira,V.O.S. Pereira,I.P.B. Lemos,J.O.C. Auler,F. Michard
Goal-directed fluid management based on pulse pressure variation monitoring during high-risk surgery: a pilot randomized controlled trial
Crit Care., 11 (2007), pp. R100 http://dx.doi.org/10.1186/cc6117
10
H.G. Wakeling,M.R. McFall,C.S. Jenkins,W.G. A. Woods,W.F. A. Miles,G.R. Barclay
Intraoperative oesophageal Doppler guided fluid management shortens postoperative hospital stay after major bowel surgery
Br J Anaesth., 95 (2005), pp. 634-642 http://dx.doi.org/10.1093/bja/aei223
11
I. Chytra,R. Pradl,R. Bosman,P. Pelnár,E. Kasal,A. Zidková
Esophageal Doppler-guided fluid management decreases blood lactate levels in multiple-trauma patients: a randomized controlled trial
Crit Care., 11 (2007), pp. R24 http://dx.doi.org/10.1186/cc5703
12
S. Sinclair,S. James,M. Singer
Intraoperative intravascular volume optimisation and length of hospital stay after repair of proximal femoral fracture: randomised controlled trial
Br J Anaesth., 315 (1997), pp. 909-912
13
C. Eduardo,L. Sabogal,A. Felipe,C. Rivera,Y. Joya
Lactato y déficit de bases en trauma: valor pronóstico
Rev Colomb Anestesiol., 2 (2015), pp. 60-64
14
P.E. Marik,M. Baram,B. Vahid
Does central venous pressure predict fluid responsiveness? A systematic review of the literature and the tale of seven mares
Chest., 134 (2008), pp. 172-178 http://dx.doi.org/10.1378/chest.07-2331
15
A. Kumar,R. Anel,E. Bunnell,K. Habet,S. Zanotti,S. Marshall
Pulmonary artery occlusion pressure and central venous pressure fail to predict ventricular filling volume, cardiac performance, or the response to volume infusion in normal subjects
Crit Care Med., 32 (2004), pp. 691-699
16
P. Azriel,R. Pizov,S. Cotev
Systolic blood pressure variation is a sensitive indicator of hypovolemia in ventilated dogs subjected to graded hemorrahge
Anesthesiology., 67 (1987), pp. 498-502
17
H. Berkenstadt,N. Margalit,M. Hadani,Z. Friedman,E. Segal,Y. Villa
Stroke volume variation as a predictor of fluid responsiveness in patients undergoing brain surgery
Anesth Analg., 92 (2001), pp. 984-989
18
P.E. Marik,R. Cavallazi,T. Vasu,A. Hirani
Dynamic changes in arterial waveform derived variables and fluid responsiveness in mechanically ventilated patients: A systematic review of the literature
Crit Care Med., 37 (2009), pp. 2642-2647 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e3181a590da
19
F. Michard
Changes in arterial pressure during mechanical
Anesthesiology., 103 (2005), pp. 34-36
20
F. Jardin,J.C. Farcot,P. Gueret,J.F. Prost,Y. Ozier,J.P. Bourdarias
Cyclic changes in arterial pulse during respiratory support
21
S. Soubrier,F. Saulnier,H. Hubert,P. delour,H. Lenci,T. Onimus
Can dynamic indicators help the prediction of fluid responsiveness in spontaneously breathing critically ill patients?
Intensive Care Med., 33 (2007), pp. 1117-1124 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-007-0644-9
22
D.L. Rutlen,F.J. Wackers,B.L. Zaret
Radionuclide assessment of peripheral intravascular capacity: A technique to measure intravascular volume changes in the capacitance circulation in man
Circulation., 64 (1981), pp. 146-152
23
J. Jabot,J.-L. Teboul,C. Richard,X. Monnet
Passive leg raising for predicting fluid responsiveness: importance of the postural change
Intensive Care Med., 35 (2009), pp. 85-90 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-008-1293-3
24
D. Reich,S. Konstadt,S. Raissi
Trendelenburg position and passive leg raising do not significantly improve cardiopulmonary performance in the anesthetized patient with coronary artery disease
Crit Care Med., 17 (1989), pp. 313-317
25
T. Boulain,J. Achard,J. Teboul,C. Richard,D. Perrotin,G. Ginies
Changes in BP induced by passive leg raising predict response to fluid loading in critically ill patients
Chest., 121 (2002), pp. 1245-1252
26
Valtier B, Cholley BP, Belot JP, de la Coussaye JE, Mateo J, Payen DM. Noninvasive monitoring of cardiac output in critically ill patients using transesophageal Doppler. Am J Respir Crit Care Med. 1998;158:77-83.
27
M. Roeck,S.M. Jakob
Change in stroke volume in response to fluid challenge: assessment using esophageal Doppler
Intensive Care Med., 29 (2003), pp. 1729-1735 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-003-1720-4
28
A. Lafanechère,F. Pène,C. Goulenok,A. Delahaye,V. Mallet,G. Choukroun
Changes in aortic blood flow induced by passive leg raising predict fluid responsiveness in critically ill patients
Crit care., 10 (2006), pp. 1-8
29
C. Coirault,K. Zamani,D. Chemla,J. He,I. Suard,P. Colin
Total arterial compliance estimated by stroke volume-to-aortic pulse pressure ratio in humans
Am J Physiol., 274 (1998), pp. H500-H505
30
X. Monnet,M. Rienzo,D. Osman,N. Anguel,C. Richard,M.R. Pinsky
Passive leg raising predicts fluid responsiveness in the critically ill
Crit Care Med., 34 (2006), pp. 1402-1407 http://dx.doi.org/10.1097/01.CCM.0000215453.11735.06
31
J. Maizel,N. Airapetian,E. Lorne,C. Tribouilloy,Z. Massy,M. Slama
Diagnosis of central hypovolemia by using passive leg raising
Intensive Care Med., 33 (2007), pp. 1133-1138 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-007-0642-y
32
B. Lamia,A. Ochagavia,X. Monnet,D. Chemla,C. Richard,J. Teboul
Echocardiographic prediction of volume responsiveness in critically ill patients with spontaneously breathing activity
Intensive Care Med., 33 (2007), pp. 1125-1132 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-007-0646-7
33
S. Préau,F. Saulnier,F. Dewavrin,A. Durocher,J. Chagnon
Passive leg raising is predictive of fluid responsiveness in spontaneously breathing patients with severe sepsis or acute pancreatitis
Crit Care Med., 38 (2010), pp. 819-825 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e3181c8fe7a
34
X. Monnet,D. Chemla,D. Osman,N. Anguel,C. Richard,M.R. Pinsky
Measuring aortic diameter improves accuracy of esophageal Doppler in assessing fluid responsiveness
35
D. De Backer,M. Pinsky
Can one predict fluid responsiveness in spontaneously breathing patients?
Intensive Care Med., 33 (2007), pp. 1111-1113 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-007-0645-8
36
X. Monnet,A. Bataille,E. Magalhaes,J. Barrois,M Le Corre,C. Gosset
End-tidal carbon dioxide is better than arterial pressure for predicting volume responsiveness by the passive leg raising test
Intensive Care Med., 39 (2013), pp. 93-100 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-012-2693-y
37
M. Biais,L. Vidil,P. Sarrabay,V. Cottenceau,P. Revel
Changes in stroke volume induced by passive leg raising in spontaneously breathing patients: comparison between echocardiography and Vigileo TM/FloTrac TM device
Crit care., 13 (2009), pp. R195 http://dx.doi.org/10.1186/cc8195
38
G. Gouvea,R. Diaz,L. Auler,R. Toledo,J.M. Martinho
Evaluation of the pulse pressure variation index as a predictor of fluid responsiveness during orthotopic liver transplantation
Br J Anaesth., 103 (2009), pp. 238-243 http://dx.doi.org/10.1093/bja/aep123
39
B. Matthieu,N.-G. Karine,C. Vincent,V. Alain,C.J. Francois,R. Philippe
Cardiac output measurement in patients undergoing liver transplantation: pulmonary artery catheter versus uncalibrated arterial pressure waveform analysis
Anesth Analg., 106 (2008), pp. 1480-1486 http://dx.doi.org/10.1213/ane.0b013e318168b309
40
G. Biancofiore,L.A.H. Critchley,A. Lee,X. Yang,L.M. Bindi,M. Esposito
Evaluation of a new software version of the FloTrac/Vigileo (version 3.02) and a comparison with previous data in cirrhotic patients undergoing liver transplant surgery
Anesth Analg., 113 (2011), pp. 515-522 http://dx.doi.org/10.1213/ANE.0b013e31822401b2
41
F.D. Compton,B. Zukunft,C. Hoffmann,W. Zidek,J.H. Schaefer
Performance of a minimally invasive uncalibrated cardiac output monitoring system (Flotrac TM/Vigileo TM) in haemodynamically unstable patients
Br J Anaesth., 100 (2008), pp. 451-456 http://dx.doi.org/10.1093/bja/aem409
42
W. Buhre,A. Weyland,K. Buhre,S. Kazmaier,K. Mursch,M. Schmidt
Effects of the sitting position on the distribution of blood volume in patients undergoing neurosurgical procedures
Br J Anaesth., 84 (2000), pp. 354-357
43
F. Cavallaro,C. Sandroni,C. Marano,G la Torre,A. Mannocci,C de Waure
Diagnostic accuracy of passive leg raising for prediction of fluid responsiveness in adults: systematic review and meta-analysis of clinical studies
Intensive Care Med., 36 (2010), pp. 1475-1483 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-010-1929-y
44
H. Gan,M. Cannesson,J.R. Chandler,J.M. Ansermino
Predicting fluid responsiveness in children
Anesth Analg., 117 (2013), pp. 1380-1392 http://dx.doi.org/10.1213/ANE.0b013e3182a9557e
45
E. Vivier,O. Metton,V. Piriou,F. Lhuillier,P. Branche,S. Duperret1
Effects of increased intra-abdominal pressure on central circulation
Intensive Care Med., 96 (2006), pp. 701-707
46
J. Renner,M. Gruenewald,R. Quaden,R. Hanss,P. Meybohm,M. Steinfath
Influence of increased intra-abdominal pressure on fluid responsiveness predicted by pulse pressure variation and stroke volume variation in a porcine model
Crit Care Med., 37 (2009), pp. 650-658 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e3181959864
47
D. Jacques,K. Bendjelid,S. Duperret,J. Colling,V. Piriou,J. Viale
Pulse pressure variation and stroke volume variation during increased intra-abdominal pressure: an experimental study
Crit Care., 15 (2011), pp. R33 http://dx.doi.org/10.1186/cc9980
48
M.L. Malbrain,M.L. Cheatham,A. Kirkpatrick,M. Sugrue,M. Parr,J. De Waele
Results from the international conference of experts on intra-abdominal hypertension and abdominal compartment syndrome. I: Definitions
Intensive Care Med, 32 (2006), pp. 1722-1732 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-006-0349-5
49
M.L. Cheatham,M.L. Malbrain,A. Kirkpatrick,M. Sugrue,M. Parr,J. deWaele
Results from the International Conference of Experts on Intra-abdominal Hypertension and Abdominal Compartment Syndrome II. Recomendations
Intensive Care Med., 33 (2007), pp. 951-962 http://dx.doi.org/10.1007/s00134-007-0592-4
50
Y. Mahjoub,J. Touzeau,N. Airapetian,E. Lorne,U. Hijazi,E. Zogheib
The passive leg-raising maneuver cannot accurately predict fluid responsiveness in patients with intra-abdominal hypertension
Crit Care Med., 38 (2010), pp. 1824-1829 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e3181eb3c21
51
X. Monnet,A. Bleibtreu,M. Dres,R. Gharbi,C. Richard,J. Teboul
Passive leg-raising and end-expiratory occlusion tests perform better than pulse pressure variation in patients with low respiratory system compliance
Crit Care Med., 40 (2012), pp. 152-157 http://dx.doi.org/10.1097/CCM.0b013e31822f08d7
WARNING Invalid argument supplied for foreach() (includes_ws/librerias/html/item.php[1203])
Copyright © 2015. Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación

Basado en el artículo que acaba de consultar, indique su grado de acuerdo con las siguientes afirmaciones, siendo 1 en total desacuerdo y 5 totalmente de acuerdo:

El contenido consultado es de utilidad para mi quehacer profesional o académico.

  • 1 - Total desacuerdo
  • 2 - En desacuerdo
  • 3 - Ni de acuerdo ni en desacuerdo
  • 4 - De acuerdo
  • 5 - Totalmente de acuerdo

El contenido consultado muestra alta calidad científica.

  • 1 - Total desacuerdo
  • 2 - En desacuerdo
  • 3 - Ni de acuerdo ni en desacuerdo
  • 4 - De acuerdo
  • 5 - Totalmente de acuerdo
Rev Colomb Anestesiol 2015;43:214-8 - Vol. 43 Núm.3 DOI: 10.1016/j.rca.2015.02.004